Siempre tenemos en mente la pregunta de “¿Qué he de hacer para ser más eficaz y no tener la sensación de estar perdiendo el tiempo?”, así que nos pusimos a investigar y hemos encontrado una serie de consejos:

  1.  LO MÁS FÁCIL PRIMERO

Aunque se logra una mayor productividad cuando comenzamos por las tareas desagradables o difíciles, los psicólogos recomiendan que, si nos cuesta trabajo comenzar, comencemos por lo menos complicado.

Empezar se nos hace muy cuesta arriba, parece más difícil de lo que realmente es, pero la realidad es que una vez das el primer paso y lo superas tu cerebro toma una especie de impulso que le permite trabajar con mayor efectividad. Al realizar una lista de prioridades y de los pasos a seguir, tu cerebro se liberará de mucha presión.

  1. BURLA A TU CONCIENCIA

Engaña a tu cerebro de esta forma para que las tareas más difíciles sean menos aterradoras y, de esta forma, sentirse así más tranquilo:

En lugar de pensar “tengo que terminar tal tarea tan complicada”, piensa “debo enviar un correo”, y después “debo realizar la plantilla”. Así sucesivamente, paso a paso. Se trata de que no le repitas a tu cerebro la frase que revela la gran magnitud de la tarea a realizar, simplifícalo.

  1. SÉ COMPASIVO CONTIGO MISMO

Tal vez pienses que debes ser súper estricto contigo mismo. Pero la ciencia recomienda que te lo tomes con calma, que no te reprendas ni te martirices. Ser compasivo contigo te ayudará a aprovechar mejor el tiempo.

Date tregua, así tu cerebro registrará menos presión y podrá gestionar todo con más calma y eficiencia.

  1. TEN UNA BUENA RAZÓN

Siempre es más fácil realizar tareas que nos gustan, en las que confiamos y de las que estamos convencidos. Por eso, si te está costando trabajo comenzar, puedes dedicarle unos minutos a plantearte por qué vale la pena hacerlo, por qué es importante cumplir con ciertos propósitos. Convéncete.

La ciencia y muchos doctores recomiendan buscar un porqué más íntimo, eso genera una ambición personal que te ayuda y motiva para alcanzar ese objetivo.

Estos consejos nos parecen prácticos y aceptables, pero falta uno muy importante.

  1.  CONFIAR Y DELEGAR

Intentamos acarrear con todo, estar en todos los lados, y no utilizamos adecuadamente las herramientas que hoy en día tenemos.  Utiliza mejor el tiempo encontrando quien te puede ayudar y confía delegando esas tareas, así tendrás más tiempo para lo que es realmente importante.

Por último…Si deseas que salga todo bien, piensa en que todo saldrá bien, y todo saldrá bien.

Esperamos que pruebes estos consejos tan simples y te sirvan tanto como a nosotros. Ya nada podrá contigo, ¡a por ello!

Anuncios