La saturación con su trabajo es algo que le suele pasar a mucha gente. Ésta puede ser causada por diversos motivos, como por ejemplo: haces muchas cosas al mismo tiempo, te exiges demasiado a ti mismo, no sabes decir que no y eso hace que te desbordes de trabajo, subestimas el tiempo y esfuerzo que empleas para ello. Si te has identificado con alguno de estos motivos, puede que no seas consciente, pero lo más probable es que estés saturado/a con tu trabajo.

¡Que no cunda el pánico! Es hora de frenar esta situación y volver a sentirse todo lo cómodo posible. Y para ello traigo buenas noticias: muchas veces tú mismo te has llevado a ese estado, poco a poco sin darte cuenta te has metido en tantas cosas que ahora estás desbordado. Te estarás preguntando dónde están las buenas noticias de las que hablaba, bien… pues la parte buena de todo esto es que te has dado cuenta de ello y, ahora, sabes que si tú te has metido en esta situación, también podrás salir de ella.

El siguiente paso es tomar medidas para salir del estado de saturación. La primera que se podría tomar es recapacitar sobre todo aquello que te hace sentir agobiado, identificarlo y buscar soluciones. Se me ocurren varias opciones para las causas mencionadas antes, como por ejemplo: añadir más tiempo del que crees que te llevará realizar alguna tarea, planificar con más tiempo de antelación, priorizar lo verdaderamente importante (no solo en el trabajo, en tu vida en general), aprender a decir que no, y así evitar desbordes y estrés, encontrar alguien que te ayude delegándole todo aquello que necesites etc.

No olvides que en realidad cada uno es consciente de lo que necesita, se trata de buscarlo, encontrarlo y pasar a la acción para solucionarlo.

Salir de ese estado de saturación, o de cualquier situación, depende únicamente de ti. ¡Tú decides a qué y a quién quieres dedicarle tu tiempo!.

Anuncios